Toda actividad humana genera cambios en el ambiente, de diferente magnitud e intensidad, dichos cambios, ya sea que se presenten en forma directa o indirecta, son fruto de las necesidades asociadas al desarrollo de la sociedad sea en la producción de consumos y servicios. Los bienes son tomados del ambiente natural sea como materia prima o modificadores, algunos ejemplos de estas transformaciones son las actividades industriales, obras civiles, actividades agropecuarias, explotación minera, los núcleos poblacionales.
Desde hace algunos años, se intenta principalmente a través de normas legales, incorporar los aspectos ambientales en todos estos proyectos de actividad humana. Comprender el modo en que se puede llegar a cambiar el ambiente con estos usos permitirá predecir cambios sobre el ambiente que repercutan a corto, mediano o largo plazo en la calidad de vida del hombre.